El socialismo es una corriente filosófica política, social y económica que abarca una gama de sistemas socioeconómicos caracterizados por la propiedad social de los medios de producción​​ y la autogestión de empresas por parte de los trabajadores. Incluye teorías políticas y los movimientos asociados con tales sistemas. La propiedad social puede ser pública, colectiva o cooperativa.​​ La RAE define el término socialismo como: « Un Sistema de organización social y económica basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y distribución de los bienes».​ El socialismo implica, por tanto, una planificación y una organización colectiva consciente de la vida social y económica.​ No obstante, hay muchas tipos de socialismo y no existe una definición única q

Property Value
dbo:abstract
  • El socialismo es una corriente filosófica política, social y económica que abarca una gama de sistemas socioeconómicos caracterizados por la propiedad social de los medios de producción​​ y la autogestión de empresas por parte de los trabajadores. Incluye teorías políticas y los movimientos asociados con tales sistemas. La propiedad social puede ser pública, colectiva o cooperativa.​​ La RAE define el término socialismo como: « Un Sistema de organización social y económica basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y distribución de los bienes».​ El socialismo implica, por tanto, una planificación y una organización colectiva consciente de la vida social y económica.​ No obstante, hay muchas tipos de socialismo y no existe una definición única que las englobe a todas, siendo la propiedad social el elemento común compartido por sus diversas formas​ cuyo objetivo es sortear las ineficiencias y crisis tradicionalmente asociadas con la acumulación de capital y el sistema de ganancias en el capitalismo.​​ Subsisten sin embargo criterios encontrados respecto a la necesidad de la centralización de la administración económica mediante el Estado como única instancia colectiva en el marco de una sociedad compleja,​​ frente a la posibilidad de formas diferentes de gestión descentralizada de la colectividad socialista, tanto por vías autogestionarias como de mercado, así como mediante el empleo de pequeñas unidades económicas socialistas aisladas y auto-suficientes.​​ El primer acto en que el Estado se manifiesta efectivamente como representante de toda la sociedad: la toma de posesión de los medios de producción en nombre de la sociedad, es a la par su último acto independiente como Estado.​ Los sistemas socialistas se dividen en formas no comerciales y de mercado.​ El socialismo de no mercado implica reemplazar los factores de mercado y el dinero por criterios técnicos y de ingeniería basados ​​en cálculos realizados en especie, produciendo así un mecanismo económico que funciona de acuerdo con distintas leyes económicas de las del capitalismo.​​​ El debate del cálculo socialista, originado por el problema del cálculo económico, se refiere a la viabilidad y los métodos de asignación de recursos para un sistema socialista planificado.​ Por el contrario, el socialismo de mercado conserva el uso de los precios monetarios, los factores de mercados y, en algunos casos, el ánimo de lucro, con respecto al funcionamiento de las empresas de propiedad social y la asignación de bienes de capital entre ellas. Las ganancias generadas por estas empresas serían controladas directamente por la fuerza laboral de cada empresa o se acumularían a la sociedad en general en forma de dividendo social.​​ Existen también discrepancias sobre la forma de organización política bajo el socialismo para lograr o asegurar el acceso democrático a la sociedad socialista a clases sociales o poblaciones,​ frente a la posibilidad de una situación autocrática por parte de las burocracias administrativas.​ La política socialista ha sido tanto de orientación internacionalista como nacionalista; organizado a través de partidos políticos y opuestos a la política de partidos a veces se superponen con los sindicatos y otras veces son independientes y críticos de ellos; y presente tanto en países industrializados como en desarrollo.​ Las formas históricas de la organización social de tipo socialista pueden dividirse entre determinadas evoluciones espontáneas de ciertas civilizaciones de carácter religioso y las construcciones políticas establecidas por proyectos ideológicos deliberados. De estas se destaca el Imperio inca.​ El movimiento socialista incluye un conjunto de filosofías políticas que se originaron en los movimientos revolucionarios de mediados a finales del siglo XVIII y por preocupación por los problemas sociales asociados con el capitalismo.​ A finales del siglo XIX, después del trabajo de Karl Marx y Friedrich Engels, el socialismo había llegado a significar oposición al capitalismo y la defensa de un sistema poscapitalista basado en alguna forma de propiedad social de los medios de producción. El socialismo marxista fue más tarde denominado como socialismo científico, caracterizado por la dictadura del proletariado como objetivo para sentar el comunismo, en contraposición a autores socialistas anteriores, denominados socialistas utópicos. A lo largo del siglo XIX, los términos "comunismo" y "socialismo" se usaron como sinónimos.​ Por otro lado, pensadores anarquistas como Pierre-Joseph Proudhon y Mijaíl Bakunin defendieron un socialismo libertario sin Estado​​ en comparación al socialismo de Estado marxista. A finales del siglo XIX se originó la socialdemocracia dentro del movimiento socialista,​ apoyando las intervenciones económicas y social es para promover la justicia social.​ Mientras conserva el socialismo como un objetivo a largo plazo,​​​ desde el período de posguerra ha llegado a abrazar a una economía mixta keynesiana dentro de una economía de mercado capitalista.​ No fue sino hasta la Revolución Bolchevique que el término socialismo llegó a referirse a una etapa previa a la fase final del comunismo.​ En la década de 1920, el comunismo y la socialdemocracia se habían convertido en las dos tendencias políticas dominantes dentro del movimiento socialista internacional​, con el socialismo mismo convirtiéndose en el movimiento secular más influyente del siglo XX.​ Mientras que el surgimiento de la Unión Soviética como el primer estado socialista nominal del mundo condujo a la asociación generalizada del socialismo con el modelo económico soviético, algunos economistas e intelectuales argumentaron que en la práctica el modelo funcionaba como una forma de capitalismo de estado​​​ o una economía administrativa o de mando no planificada.​​ Actualmente, las ideas y partidos socialistas que van desde los partidos laboristas hasta las diversas variedades del izquierdismo siguen siendo una fuerza política con diversos grados de poder e influencia en todos los continentes, encabezando gobiernos nacionales en muchos países de todo el mundo, los cuales han adoptado las causas de otros movimientos sociales como el ambientalismo, el feminismo y el progresismo.​ La mayoría de los principales partidos se reúnen, a nivel internacional, dentro de la Internacional Socialista, y a nivel europeo, dentro del Partido Socialista Europeo. Además de la diversidad vinculada a sus variaciones ideológicas, el socialismo también conoce muchos avatares vinculados a contextos geográficos y culturales, como el socialismo árabe o el socialismo africano. (es)
  • El socialismo es una corriente filosófica política, social y económica que abarca una gama de sistemas socioeconómicos caracterizados por la propiedad social de los medios de producción​​ y la autogestión de empresas por parte de los trabajadores. Incluye teorías políticas y los movimientos asociados con tales sistemas. La propiedad social puede ser pública, colectiva o cooperativa.​​ La RAE define el término socialismo como: « Un Sistema de organización social y económica basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y distribución de los bienes».​ El socialismo implica, por tanto, una planificación y una organización colectiva consciente de la vida social y económica.​ No obstante, hay muchas tipos de socialismo y no existe una definición única que las englobe a todas, siendo la propiedad social el elemento común compartido por sus diversas formas​ cuyo objetivo es sortear las ineficiencias y crisis tradicionalmente asociadas con la acumulación de capital y el sistema de ganancias en el capitalismo.​​ Subsisten sin embargo criterios encontrados respecto a la necesidad de la centralización de la administración económica mediante el Estado como única instancia colectiva en el marco de una sociedad compleja,​​ frente a la posibilidad de formas diferentes de gestión descentralizada de la colectividad socialista, tanto por vías autogestionarias como de mercado, así como mediante el empleo de pequeñas unidades económicas socialistas aisladas y auto-suficientes.​​ El primer acto en que el Estado se manifiesta efectivamente como representante de toda la sociedad: la toma de posesión de los medios de producción en nombre de la sociedad, es a la par su último acto independiente como Estado.​ Los sistemas socialistas se dividen en formas no comerciales y de mercado.​ El socialismo de no mercado implica reemplazar los factores de mercado y el dinero por criterios técnicos y de ingeniería basados ​​en cálculos realizados en especie, produciendo así un mecanismo económico que funciona de acuerdo con distintas leyes económicas de las del capitalismo.​​​ El debate del cálculo socialista, originado por el problema del cálculo económico, se refiere a la viabilidad y los métodos de asignación de recursos para un sistema socialista planificado.​ Por el contrario, el socialismo de mercado conserva el uso de los precios monetarios, los factores de mercados y, en algunos casos, el ánimo de lucro, con respecto al funcionamiento de las empresas de propiedad social y la asignación de bienes de capital entre ellas. Las ganancias generadas por estas empresas serían controladas directamente por la fuerza laboral de cada empresa o se acumularían a la sociedad en general en forma de dividendo social.​​ Existen también discrepancias sobre la forma de organización política bajo el socialismo para lograr o asegurar el acceso democrático a la sociedad socialista a clases sociales o poblaciones,​ frente a la posibilidad de una situación autocrática por parte de las burocracias administrativas.​ La política socialista ha sido tanto de orientación internacionalista como nacionalista; organizado a través de partidos políticos y opuestos a la política de partidos a veces se superponen con los sindicatos y otras veces son independientes y críticos de ellos; y presente tanto en países industrializados como en desarrollo.​ Las formas históricas de la organización social de tipo socialista pueden dividirse entre determinadas evoluciones espontáneas de ciertas civilizaciones de carácter religioso y las construcciones políticas establecidas por proyectos ideológicos deliberados. De estas se destaca el Imperio inca.​ El movimiento socialista incluye un conjunto de filosofías políticas que se originaron en los movimientos revolucionarios de mediados a finales del siglo XVIII y por preocupación por los problemas sociales asociados con el capitalismo.​ A finales del siglo XIX, después del trabajo de Karl Marx y Friedrich Engels, el socialismo había llegado a significar oposición al capitalismo y la defensa de un sistema poscapitalista basado en alguna forma de propiedad social de los medios de producción. El socialismo marxista fue más tarde denominado como socialismo científico, caracterizado por la dictadura del proletariado como objetivo para sentar el comunismo, en contraposición a autores socialistas anteriores, denominados socialistas utópicos. A lo largo del siglo XIX, los términos "comunismo" y "socialismo" se usaron como sinónimos.​ Por otro lado, pensadores anarquistas como Pierre-Joseph Proudhon y Mijaíl Bakunin defendieron un socialismo libertario sin Estado​​ en comparación al socialismo de Estado marxista. A finales del siglo XIX se originó la socialdemocracia dentro del movimiento socialista,​ apoyando las intervenciones económicas y social es para promover la justicia social.​ Mientras conserva el socialismo como un objetivo a largo plazo,​​​ desde el período de posguerra ha llegado a abrazar a una economía mixta keynesiana dentro de una economía de mercado capitalista.​ No fue sino hasta la Revolución Bolchevique que el término socialismo llegó a referirse a una etapa previa a la fase final del comunismo.​ En la década de 1920, el comunismo y la socialdemocracia se habían convertido en las dos tendencias políticas dominantes dentro del movimiento socialista internacional​, con el socialismo mismo convirtiéndose en el movimiento secular más influyente del siglo XX.​ Mientras que el surgimiento de la Unión Soviética como el primer estado socialista nominal del mundo condujo a la asociación generalizada del socialismo con el modelo económico soviético, algunos economistas e intelectuales argumentaron que en la práctica el modelo funcionaba como una forma de capitalismo de estado​​​ o una economía administrativa o de mando no planificada.​​ Actualmente, las ideas y partidos socialistas que van desde los partidos laboristas hasta las diversas variedades del izquierdismo siguen siendo una fuerza política con diversos grados de poder e influencia en todos los continentes, encabezando gobiernos nacionales en muchos países de todo el mundo, los cuales han adoptado las causas de otros movimientos sociales como el ambientalismo, el feminismo y el progresismo.​ La mayoría de los principales partidos se reúnen, a nivel internacional, dentro de la Internacional Socialista, y a nivel europeo, dentro del Partido Socialista Europeo. Además de la diversidad vinculada a sus variaciones ideológicas, el socialismo también conoce muchos avatares vinculados a contextos geográficos y culturales, como el socialismo árabe o el socialismo africano. (es)
dbo:wikiPageExternalLink
dbo:wikiPageID
  • 40476 (xsd:integer)
dbo:wikiPageLength
  • 57280 (xsd:integer)
dbo:wikiPageRevisionID
  • 127388438 (xsd:integer)
prop-es:apellido
  • Bravo (es)
  • Bruhat (es)
  • Bravo (es)
  • Bruhat (es)
prop-es:año
  • 1976 (xsd:integer)
  • 1984 (xsd:integer)
prop-es:añoOriginal
  • 1971 (xsd:integer)
  • 1976 (xsd:integer)
prop-es:capítulo
  • El socialismo francés de 1815 a 1848 (es)
  • El socialismo francés de 1815 a 1848 (es)
prop-es:editor
  • Jacques Droz (es)
  • Jacques Droz (es)
prop-es:editorial
  • Ariel (es)
  • Destino (es)
  • Ariel (es)
  • Destino (es)
prop-es:isbn
  • 84 (xsd:integer)
prop-es:nombre
  • Jean (es)
  • Gian Mario (es)
  • Jean (es)
  • Gian Mario (es)
prop-es:páginas
  • 451 (xsd:integer)
prop-es:título
  • Historia general del socialismo. De los orígenes a 1875 (es)
  • Historia del socialismo 1789-1848. El pensamiento socialista antes de Marx (es)
  • Historia general del socialismo. De los orígenes a 1875 (es)
  • Historia del socialismo 1789-1848. El pensamiento socialista antes de Marx (es)
prop-es:títuloTrad
  • Storia del socialismo, 1789-1848. Il pensiero socialista prima di Marx (es)
  • Storia del socialismo, 1789-1848. Il pensiero socialista prima di Marx (es)
prop-es:ubicación
  • Barcelona (es)
  • Barcelona (es)
dct:subject
rdfs:comment
  • El socialismo es una corriente filosófica política, social y económica que abarca una gama de sistemas socioeconómicos caracterizados por la propiedad social de los medios de producción​​ y la autogestión de empresas por parte de los trabajadores. Incluye teorías políticas y los movimientos asociados con tales sistemas. La propiedad social puede ser pública, colectiva o cooperativa.​​ La RAE define el término socialismo como: « Un Sistema de organización social y económica basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y distribución de los bienes».​ El socialismo implica, por tanto, una planificación y una organización colectiva consciente de la vida social y económica.​ No obstante, hay muchas tipos de socialismo y no existe una definición única q (es)
  • El socialismo es una corriente filosófica política, social y económica que abarca una gama de sistemas socioeconómicos caracterizados por la propiedad social de los medios de producción​​ y la autogestión de empresas por parte de los trabajadores. Incluye teorías políticas y los movimientos asociados con tales sistemas. La propiedad social puede ser pública, colectiva o cooperativa.​​ La RAE define el término socialismo como: « Un Sistema de organización social y económica basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y distribución de los bienes».​ El socialismo implica, por tanto, una planificación y una organización colectiva consciente de la vida social y económica.​ No obstante, hay muchas tipos de socialismo y no existe una definición única q (es)
rdfs:label
  • Socialismo (es)
  • Socialismo (es)
owl:sameAs
prov:wasDerivedFrom
foaf:isPrimaryTopicOf
is dbo:ideology of
is dbo:influencedBy of
is dbo:literaryGenre of
is dbo:movement of
is dbo:nonFictionSubject of
is dbo:party of
is dbo:regionServed of
is dbo:wikiPageRedirects of
is prop-es:categoría of
is prop-es:fidelidad of
is prop-es:ideología of
is prop-es:ideologías of
is prop-es:influencias of
is prop-es:list of
is prop-es:movimiento of
is prop-es:ocupación of
is prop-es:partidoPolítico of
is prop-es:tema of
is prop-es:área of
is prop-es:áreaDeInfluencia of
is owl:sameAs of
is foaf:primaryTopic of